Diferencias entre una cuenta bancaria y un Monedero de criptomonedas

February 28, 2020

Academia Monedero

Si todavía te preguntas cuál es el atractivo que muchas personas encuentran a las criptomonedas y por qué algunos dicen que son más cómodas de usar que el dinero tradicional, este artículo es para ti. En esta oportunidad, te enseñaremos las diferencias entre la forma en que opera una cuenta bancaria y tu Monedero de criptomonedas.

Centralización vs. Descentralización

La centralización y la descentralización son categorías de las que se habla al momento de describir cómo se organiza el poder en un determinado sistema. La mayoría de las instituciones que funcionan en la sociedad moderna están estructuradas de manera centralizada.

Así, la relación de poder establece que el individuo rinde cuentas a una autoridad que es la delegada en la toma de decisiones y a la que debe solicitar permisos para determinadas acciones. De esta forma funciona tu banco: solicitas permisos para crear una cuenta, mover tus fondos, ver tus estados de cuenta…

Con las relaciones de poder descentralizadas, no hay un individuo que tenga mayor control que otro. No hay una organización jerárquica, sino que las personas son iguales (pares) entre sí. De esta manera funcionan las criptomonedas como Bitcoin. No existe una autoridad central que controle Bitcoin y no importa una institución, importas tú como poseedor de las criptomonedas y miembro de la red que las soporta.

Para que entiendas mejor cómo operan en la práctica estas discrepancias, hemos preparado para ti una comparación entre las diferencias de cómo opera una cuenta bancaria y tu monedero de criptomonedas.

diferencias-cuenta-bancaria-monedero-criptomonedas

Creación de cuentas

En primer lugar, comparemos la posibilidad de crear una cuenta como una de las diferencias entre una cuenta bancaria y tu monedero de criptomonedas.

La mayoría de las personas, alguna vez en su vida, han abierto una cuenta bancaria. Si eres una de ellas, recordarás que para abrir tu cuenta debiste juntar una gran cantidad de documentación acerca de tu identidad, tu historial crediticio y tus datos laborales. Luego, te dirigiste a la plataforma en línea de la institución financiera o a la oficina más cercana para rellenar una planilla de solicitud de cuenta bancaria.

Tras unos días, si tuviste suerte, tu cuenta fue aprobada. Si no la tuviste, recibiste una llamada o correo de un agente del banco indicando que faltaba un papel o que alguno de los datos que adjuntaste con tu solicitud tenía errores. En ese caso, debiste reimprimir el papel (si es que no debías solicitarlo a una institución que tardaba algunos días en entregártelo) o corregir los datos de la solicitud y volver a iniciar el proceso.

Aunado a esto, el banco pudo elegir o no si eras merecedor de utilizar sus servicios, dependiendo de tu actividad económica o lugar de residencia. Si vives en una zona rural, entonces será mucho más difícil la creación y uso de la cuenta.

Sin duda, crear una cuenta bancaria presenta bastantes inconvenientes. Pero, tenemos buenas noticias. Para comenzar a usar tu monedero de criptomonedas todo lo que necesitas es acceso a Internet y descargar el software en tu móvil o pc, o entrar en la página web del servicio.

En el caso de wallets sin custodia como Monedero, ni siquiera deberás confiar a nadie tu identidad: eres totalmente libre de crear un par de llaves (pública y privada) para gestionar tus fondos en criptomonedas. Sin necesidad de aprobación, puedes comenzar a recibir criptomonedas apenas tengas a la mano tu par de llaves. Y, lo mejor de todo, no hay límite para la generación de monederos y direcciones. Puedes tener tantos como desees sin restricción alguna.

Velocidad de las transacciones

Para enviar transacciones bancarias, el proceso no es complicado, basta con tener a la mano el número de cuenta del destinatario o su correo electrónico y listo. El problema se presenta al momento de que la transacción se haga efectiva. En transacciones realizadas con la misma institución bancaria, los fondos pueden acreditarse instantáneamente o el mismo día en su cuenta. Pero si envías fondos a un banco distinto al tuyo o, peor, a otro país, la acreditación de los fondos puede demorar días.

Con tu monedero de criptomonedas esto no es un problema. La transmisión de la transacción se hará de manera inmediata, y su confirmación, dependiendo del criptoactivo, será instantánea (en Dash, con InstantSend, por ejemplo) o podrá demorarse de 10 a 30 minutos, como en Bitcoin (BTC).

Comisiones

El pago de comisiones por enviar o recibir fondos también es un tema que debe ser considerado al comparar la forma en que opera una cuenta bancaria y tu Monedero de criptomonedas. La institución financiera suele fijar una comisión porcentual respecto al valor que transfieras. Y esa comisión puede variar dependiendo del banco al que envíes los fondos, el lugar donde te encuentres o si se trata de transferencias hacia el extranjero.

En cambio, con criptomonedas con Bitcoin la transferencia de fondos tendrá una comisión baja, sin importar el monto que quieras enviar o recibir. Da igual si envías USD 13 en BTC o USD 500, lo importante será su peso en bytes. Pagarás solamente centavos a los mineros que confirmen tu transacción.

Además, wallets como Monedero no te cobrarán nada por enviar o recibir criptomonedas, por lo que no tendrás que preocuparte al ver que tus fondos disminuyen considerablemente con cada operación.

Facilidad para realizar transferencias

No solo hay diferencias entre la forma en que opera una cuenta bancaria y tu Monedero de criptomonedas. También hay algunas similitudes.

Algo que tienen en común los bancos y los monederos de criptomonedas es que posees un número de cuenta para el primero, y una dirección para el segundo. Ambos elementos son, en esencia, prácticamente lo mismo: un conjunto de caracteres o números que compartes con alguien de quien quieras recibir fondos o solicitas en caso de que quieras enviarlos.

Igualmente, cada cuenta o dirección difiere según el tipo de activo o criptoactivo que quieras transferir. Así como no puedes depositar euros (EUR) en tu cuenta de dólares estadounidenses (USD), tampoco puedes enviar fondos directamente desde una dirección Bitcoin (BTC) a una dirección de Litecoin (LTC). Para hacerlo, debes hacer uso de un servicio de intercambio, en ambos casos.

Pero existen diferencias en cuanto a la forma en que realizas el envío de fondos. Con tu cuenta bancaria puedes utilizar tu dispositivo móvil o pc para realizar transferencias de fondos. Basta con entrar en la página web del servicio, loguearte e introducir los datos de destino. El proceso podría complicarse un poco si es una cuenta que no tienes agregada, no tienes tus productos a la mano o tu celular tiene poca cobertura y no puedes recibir el código de confirmación que te enviará la institución financiera. Sin embargo, son problemas muy poco frecuentes.

El verdadero inconveniente se presenta cuando se trata de utilizar instrumentos más obsoletos, como cheques para recibir fondos. No todas las instituciones financieras permiten escanear estos boletos desde tu Smartphone y debes dirigirte al banco para depositarlos. También, para obtener efectivo debes ubicar un cajero o taquilla, los cuales pueden escasear en determinadas locaciones.

Con tu monedero de criptomonedas, en cambio, tus fondos están siempre disponibles para ser utilizados desde tu móvil o pc, y solo necesitas conectarte a Internet para enviarlos o recibirlos. Bajo ninguna circunstancia deberás ir a ningún tipo de oficina, pues las criptomonedas existen solo de manera digital. Y aunque hay algunos cajeros ATM habilitados para comprar criptomonedas, su uso no es la norma.

Adopción

En cuanto adopción, la cuenta bancaria tiene ventaja sobre el monedero de criptomonedas. En casi todos los establecimientos puedes pagar con tu tarjeta de crédito o débito, generar un cheque, hacer transferencia, pagar en efectivo o realizar pagos instantáneos. Esto aplica también para la mayoría de servicios que utilices.

Tus criptomonedas, en cambio, aunque su adopción ha sido masiva y aumenta considerablemente en el tiempo, todavía solo son aceptadas en determinados lugares. Pese a esto, las criptomonedas son una opción más cómoda, rápida y segura que el dinero tradicional al usarlas como método de pago para bienes y servicios.

Privacidad y anonimato

No es un secreto que las instituciones gubernamentales de muchos países están atentas al uso de la cuenta bancaria por parte de los ciudadanos. Desde Hacienda hasta la Seguridad Nacional, al Estado le interesa cómo utilizas tus fondos, tanto para controlar la economía nacional como para garantizar que todos tus movimientos financieros son lícitos.

Aunque generalmente otros ciudadanos no pueden ver el estado de tu cuenta y tus últimos movimientos, tu información financiera es completamente accesible para las autoridades.

Con las criptomonedas, en cambio, las transacciones pueden ser tan privadas como tú lo desees. Si bien las transacciones son completamente transparentes para la mayoría de los criptoactivos y cualquiera puede consultar una dirección para ver sus movimientos, la dirección no tiene una identidad o IP asociada a ella a menos que así lo desees.

Por eso, si eres consciente de tus movimientos y utilizas servicios de mezclado, empleas un monedero de criptomonedas que tenga habilitada la función CoinJoin o no realizas intercambios en casas de cambio centralizadas; por ejemplo, no se podría vincular una dirección como tuya.

Además, existen criptomonedas que han sido diseñadas especialmente para brindar anonimato a sus usuarios, como Monero (XMR) o Zcash (ZEC).

Los avances para lograr privacidad y anonimato en las criptomonedas han aumentado con el tiempo, en vista de que los entes gubernamentales han creado divisiones especiales para monitorear también el uso de las criptomonedas. Sin embargo, todavía continúa el debate acerca de si las criptomonedas son legales o no.

Seguridad y control sobre los fondos

Cuando utilizas un banco, entregas el control sobre tus activos a un tercero. El dinero que depositas en tu cuenta bancaria está custodiado por la institución, lo que significa que está generalmente protegido contra robos o perdidas. Además, en caso de bancarrota, los gobiernos suelen asumir la responsabilidad de indemnizar a los clientes.

Pero cuando deseas utilizar tus fondos teniendo una cuenta en una institución bancaria, prácticamente estarás pidiendo permiso al alguien más para manejar algo que es tuyo: deberás presentar tu identidad y, dependiendo del monto, indicar para qué deseas emplear el dinero.

Sin embargo, si pierdes tu tarjeta bancaria o eres víctima de robo de identidad, cualquiera podría convencer al banco de entregarle todos tus fondos.

Con un monedero de criptomonedas sin custodia, en cambio, eres tu propio banco. No importa quién seas o dónde te encuentres, lo importante será que poseas el control de la llave privada que da acceso a determinados criptoactivos.

Nadie además de ti tendrá control sobre los fondos, pero tampoco nadie podrá respaldarte en caso de algún inconveniente (a menos que utilices un monedero con custodia o una casa de cambio centralizada). Eres tú quien debe asumir buenas prácticas al momento de mantener tus criptomonedas seguras y almacenar la llave privada. Recuerda que si pierdes el acceso a esa llave de alguna manera, no podrás recuperar tu dinero.

Además, debes tener mucho cuidado en caso de cometer errores al momento de enviar transacciones. Si este es el caso, las criptomonedas podrían perderse por completo, debido a que las transacciones con criptoactivos son irreversibles.

A pesar de esto, un monedero de criptomonedas es mucho más seguro. Si pierdes el dispositivo donde lo tenías instalado, pero lo mantienes protegido mediante contraseña y guardas un respaldo de la llave privada, podrás acceder a tus fondos.

Ten en cuenta que las criptomonedas no existen como tal en tu monedero, ellas se mantienen en la blockchain y el monedero te permite gestionarlas de manera mucho más sencilla.

Resistencia a la censura

Anteriormente en este artículo expusimos que muchos gobiernos monitorean las actividades de sus usuarios. Cuando un ente gubernamental (de seguridad o de impuestos) considera que un ciudadano está haciendo mal uso de su dinero, procede a congelar sus fondos o a clausurar su cuenta.

Con las criptomonedas, en cambio, si tú eres el único que controla tus llaves privadas, no hay nadie que pueda clausurar tu cuenta. Incluso si el servicio de monedero de criptomonedas deja de funcionar, con solo cambiar de un monedero a otro podrás seguir teniendo el control de tus fondos. Lo importante será que la red blockchain se mantenga funcionando óptimamente.

Ahora que conoces las diferencias en la forma en que opera una cuenta bancaria y tu Monedero de criptomonedas, puedes tomar una decisión sobre cuál utilizar. Sin embargo, teniendo en cuenta todas las ventajas antes expuestas, Monedero es tu mejor opción al momento de manejar tus finanzas personales.

Imagen principal: Piqsels.com

Artículos Relacionados

Bitcoin faucet: cómo obtener Bitcoin gratis

Bitcoin faucet: cómo obtener Bitcoin gratis

Seguramente has visto en la web numerosas páginas o personas promocionando determinado Bitcoin faucet y no sabes de lo que están hablando. Hoy explicaremos qué es un faucet para bitcoin y cuáles son los más utilizados para que puedas conseguir bitcoin gratis. ¿Qué es...

¿Qué tipos de criptomonedas existen?

¿Qué tipos de criptomonedas existen?

Si eres un usuario inexperto, al ver la gran cantidad de criptomonedas que existen actualmente podrías sentirse abrumado, sin saber por dónde comenzar. Para que esto no te ocurra, hoy te enseñaremos los diferentes tipos de criptomonedas según su función y uso. Bitcoin...

¿Qué puedo comprar con Bitcoin hoy en día?

¿Qué puedo comprar con Bitcoin hoy en día?

Si eres de quienes se preguntan “¿qué puedo comprar con Bitcoin?” has llegado al sitio correcto. Hoy aprenderás qué tipo de bienes y servicios pueden adquirirse con esta criptomoneda alrededor del mundo. Cómo comprar con Bitcoin En el libro blanco de Bitcoin, Satoshi...